Huella delante

En algún lento transitar
me acordé de vos,
pensé que me había olvidado,
pero claro,
¿cómo olvidar y saberlo?
En alguna línea
algún listrando voco
veo tus pies,
los veo,
ahí están, sintiendo el lento y pesado andar
que de tan pesado parece
repetirse
una, dos, mil veces.
Y por un mínimo de distancia
es que los veo venir,
sensuales,
a un encuentro que ya
no me encuentra
en el mismo lugar.

Tus pies llegaron tarde,
tanto como es posible,
tanto como ya no estar donde se estaba,
tanto como la huella delante de la presencia,
tanto como creer
simplemente creer,
nada más que creer.

Ellos, que no dejan de llegar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: